Los hallazgos de un estudio sugieren considerar técnicas no quirúrgicas de estimulación cerebral como un tratamiento alternativo o adicional en los casos más difíciles de trastorno del estado de ánimo o depresión debilitante. Estas técnicas incluyen terapia electroconvulsiva, estimulación magnética transcraneal, terapia magnética convulsiva y estimulación transcraneal con corriente directa.
Los investigadores analizaron los resultados de 113 ensayos clínicos en que participaron 6.750 pacientes, con una edad media de 47,9 años (59% mujeres), que sufrían trastorno depresivo mayor o depresión bipolar y recibieron estimulación cerebral o una terapia falsa. Todos los tratamientos fueron más efectivos que la terapia falsa en todas las medidas y, en concreto, la terapia electroconvulsiva bitemporal y la terapia electroconvulsiva unilateral derecha en una dosis alta se asociaron con un incremento de respuesta.
No está claro de qué forma la estimulación cerebral ayuda a tratar la depresión pero, según los autores, en el caso de la estimulación magnética transcraneal, se cree que cambia la actividad en áreas del cerebro que están hipoactivas o hiperactivas en la depresión.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.bmj.com/content/364/bmj.l1079.long