Ahora, más que nunca, tenemos herramientas que nos ayudan a aprovechar el poder de los datos. Para recopilar, procesar y analizar datos más rápido que nunca. Para entender el mundo y cambiarlo para mejor.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, con los cuales los Estados miembros se han comprometido plenamente, son medidas vitales que nos permiten rastrear si estamos en la meta de un futuro mejorado para todos. 

Nos ayudan a comprender cuán equipados estamos para enfrentar los desafíos de garantizar que todas las personas disfruten de una mayor salud, paz y prosperidad en 2030.

De hecho, estamos viviendo tiempos extraordinarios. El brote global de COVID-19 tendrá un efecto sin precedentes, y aún desconocido, en nuestro trabajo hacia un mundo más saludable.

El informe de Estadísticas de Salud Mundial de este año deja en claro que los esfuerzos globales en las últimas décadas han estado dando sus frutos. Al observar los datos más actualizados que tenemos sobre algunos de estos indicadores vitales de los ODS, revela las tendencias de salud en los Estados miembros, las regiones y el mundo entero. 

Los datos muestran que continuamos haciendo progresos enormemente alentadores de muchas maneras, pero también que nos faltan avances en otras formas. La desigualdad persiste, con algunas regiones aún rezagadas. Debemos continuar trabajando juntos para mantenernos enfocados en nuestros objetivos. 

Los puntos ciegos de datos (falta de datos disponibles, poca frecuencia de recopilación de datos) siguen siendo un desafío urgente pero también una gran oportunidad. Porque donde sea que podamos medir, podemos progresar. 

Este informe nos proporciona más evidencia galvanizadora, no solo de lo que se ha logrado sino de lo que puede ser.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.who.int/data/gho/whs-2020-visual-summary