RESUMEN:
El tracto gastrointestinal (GI) presenta un revestimiento epitelial que proporciona la absorción intestinal y actúa como barrera para los microorganismos. Numerosas enfermedades, tanto del tracto GI como de otras localizaciones, pueden alterar su función normal, induciendo lesiones estructurales, hemorragia, inflamación, anormalidades en la absorción y secreción de nutrientes y electrolitos o alteración de la motilidad. Omeprazol, demostró su capacidad para curar la enfermedad ácido-péptica con mayor rapidez que los antagonistas de los receptores histamínicos. Esomeprazol es el isómero S de omeprazol desarrollado con el objetivo de mejorar los perfiles farmacocinéticos y farmacodinámicos del omeprazol racémico. La administración de 40 mg de esomeprazol oral una vez al día demuestra una mayor actividad antisecretora que otros inhibidores de la bomba de protones (IBP). Esomeprazol tuvo una eficacia similar o mejor que otros medicamentos en estudios clínicos diseñados de 4 semanas a 6 meses de duración en pacientes con enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Es bien tolerado y presenta un perfil de eventos adversos similar al de otros IBP.