El riesgo de depresión mayor está determinado tanto genética como ambientalmente. Se ha propuesto que los mecanismos epigenéticos podrían mediar los aumentos duraderos en el riesgo de depresión después de la exposición a eventos adversos de la vida y proporcionar un marco mecanicista dentro del cual los factores genéticos y ambientales pueden integrarse. La epigenética se refiere a procesos que afectan la expresión y traducción de genes que no implican cambios en la secuencia de ADN e incluyen la metilación del ADN (ADNm) y microARN (miARN), así como modificaciones de histonas. Aquí revisamos la evidencia de un papel de la epigenética en la patogénesis de la depresión a partir de estudios que investigan ADNm, miARN y modificaciones de histonas utilizando diferentes tejidos y varios diseños experimentales. A partir de estos estudios, surge un modelo en el que los factores de riesgo genéticos y ambientales subyacentes, y las interacciones entre los dos, podrían impulsar mecanismos epigenéticos aberrantes dirigidos a las vías de respuesta al estrés, la plasticidad neuronal y otras vías conductuales relevantes que han sido implicadas en la depresión mayor.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6952745/