El programa de vigilancia y control de la leishmaniasis se basa en la detección y el tratamiento de los casos, combinado con otras medidas de educación para la salud, así como en las acciones hacia el vector y el reservorio, cuando se recomienda.
Las leishmaniasis son enfermedades de transmisión vectorial e integran el grupo de las enfermedades infecciosas desatendidas, una vez que ocurren en los países más pobres y afectan a las poblaciones más vulnerables y con difícil acceso a los servicios de salud. Presentan una amplia distribución global y la mayoría de los casos ocurren en África, Asia y las Américas. En las Américas, las leishmaniasis están presentes en 18 países y la forma clínica más común es la leishmaniasis cutánea (LC), mientras la leishmaniasis visceral (LV) es la más severa y casi siempre fatal, si no se trata. Además, la leishmaniasis cutánea difusa y mucosa/mucocutánea (LMC) es de evolución crónica pudiendo causar deformidades y secuelas.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

http://iris.paho.org/xmlui/bitstream/handle/123456789/50505/2019-cde-leish-informe-epi-americas.pdf?sequence=3&isAllowed=y