Del 20 al 26 de mayo de 2020, no se ha notificado ningún caso nuevo de enfermedad por el virus del Ebola (EVE) en la República Democrática del Congo (figura 1).

Desde el rebrote de casos el 10 de abril de 2020, se han notificado siete casos confirmados en las áreas sanitarias de Kasanga, Malepe y Kanzulinzuli, en la zona sanitaria de Beni. Continúan las investigaciones sobre el origen del último conglomerado de casos en dicha zona sanitaria. Hasta la fecha, no se ha determinado con certeza el origen de la infección.

Del 20 al 26 de mayo de 2020, se notificó diariamente un promedio de 2715 alertas, de las que 2709 (más del 99%) se habían investigado en un plazo de 24 horas. De estas, se validó cada día una media de 404 alertas como casos sospechosos que requerían atención especializada y pruebas de laboratorio para descartar la enfermedad. En las dos últimas semanas ha habido un ligero descenso en las alertas generales validadas en la zona sanitaria de Beni. Ocho laboratorios siguen realizando oportunamente las pruebas de los casos sospechosos. Del 18 al 24 de mayo de 2020, se analizaron 3065 muestras, entre ellas 2313 muestras de sangre de pacientes vivos, presuntamente enfermos; 331 frotis de fallecidos en la comunidad; y 421 muestras de pacientes a quienes ya se habían realizado pruebas con anterioridad. En general, las actividades de laboratorio aumentaron en un 7% en comparación con la semana anterior.

El 22 de mayo, dos antiguos casos probables notificados en las zonas sanitarias de Mabalako y Lubero se validaron a partir de personas cuyos síntomas se habían iniciado en marzo y julio de 2019. Al 26 de mayo de 2020, se habían notificado en total 3463 casos de EVE, de los que 3317 eran casos confirmados y 146 eran probables. De estos, 2280 personas habían fallecido (tasa global de letalidad del 66%) y 1171 habían sobrevivido. De todos los casos confirmados y probables, el 57% (n=1970) eran mujeres, el 29% (n=1002) menores de 18 años y el 5% (n=171) trabajadores sanitarios.

El 14 de mayo de 2020, el Ministerio de Salud de la República Democrática del Congo inició la cuenta atrás de 42 días hasta el final del brote de EVE. Dada la duración y magnitud de este brote, y el hecho de que el virus está presente en reservorios animales en la región, existe el riesgo de que el virus vuelva a surgir en el periodo inmediatamente anterior a la declaración del final del brote, e incluso posteriormente. Es crucial mantener un sistema de vigilancia sólido y robusto con el fin de detectar, aislar, hacer pruebas y tratar a los nuevos casos sospechosos lo antes posible, e interrumpir posibles cadenas de transmisión. La coordinación y comunicación continuadas entre los asociados, las autoridades y las comunidades afectadas, así como la sensibilización sobre los supervivientes de la EVE, siguen siendo esenciales en la respuesta a este brote.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.who.int/csr/don/28-May-2020-ebola-drc/es/