La endocarditis infecciosa es una causa importante de morbilidad y mortalidad en niños y adolescentes a pesar de las nuevas ventajas en el manejo y la profilaxis. La endocarditis infecciosa puede incluir endocarditis bacteriana aguda y subaguda, así como endocarditis no bacteriana causada por virus, hongos y otros agentes microbiológicos. Dado que el organismo infectante ha cambiado con el tiempo, el diagnóstico a veces puede ser difícil durante las primeras etapas de la enfermedad y, a menudo, se retrasa hasta que ya existe una infección grave.

En la era de la cardiología y radiología intervencionistas, la endocarditis infecciosa por Staphylococcus aureus está ganando más relevancia. Casi el 30% de los pacientes que desarrollan endocarditis infecciosa mueren dentro de los 12 meses. Además de que la infección dañe la válvula, también existe el riesgo de embolización y accidente cerebrovascular. El diagnóstico y el tratamiento de la endocarditis infecciosa no siempre son fáciles.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK499844/