La osteoartritis (OA) es la enfermedad reumática crónica degenerativa más común a nivel mundial. En México, se tiene registro de que la padecen al menos el 10.5% de la población, esto significa que dicho porcentaje de mexicanos podrían estar viviendo con dolor y rigidez y deterioro de las articulaciones en rodillas, manos, hombros, tobillos, caderas y/o columna vertebral, lo que complica el desarrollo habitual de las actividades diarias y puede llegar a ser muy limitante.  

Cabe mencionar que se ha relacionado a la obesidad como un factor de riesgo de hasta el 65% para desarrollar osteoartritis en rodillas, se cree, en parte que el exceso de peso favorece el desgaste articular. Además, se sabe que produce debido al exceso de grasa acumulada sustancias inflamatorias, que afectan al cartílago articular. También la edad es un factor que contribuye a la presencia de osteoartritis con la consecuente degeneración progresiva del cartílago. El 34% de quienes la padecen tienen más de 65 años. Asimismo, con el paso del tiempo puede presentarse a causa de la acumulación de micro-traumatismos en aquellas personas constantemente expuestas a vibraciones mecánicas o traumatismos.

Parte del problema es que en promedio pasarán 7.7 años desde que aparecen los primeros síntomas hasta que una persona recibe el diagnóstico de osteoartritis y muy probablemente la ha padecido de manera asintomática o con molestias mínimas y esporádicas por algunos años más, por ello es importante incrementar la conciencia sobre este padecimiento, así como promover la atención médica para lograr que los pacientes vivan sin dolor, evitar en lo posible el progreso del daño y su mantener o restablecer sus capacidades físicas para que su calidad de vida no se vea afectada.

Como en muchas otras enfermedades, un problema importante para el tratamiento adecuado de esta afección crónica es la automedicación. Se sabe que el 66% de quienes tienen OA se automedican, o bien, hacen uso de remedios caseros.  y peor aún de remedios ‘milagro’. Es necesario que los pacientes acudan a un médico especializado quien determinará el tratamiento adecuado, dieta y ejercicios que beneficien el estado de las articulaciones afectadas.

Para mejorar los síntomas, lograr una mayor movilidad en las articulaciones dañadas y evitar el riesgo del paciente por la falta de una atención profesional, es necesario el seguimiento médico con un reumatólogo o un traumatólogo que prescriba el tratamiento adecuado y completo (incluyendo las medidas dietéticas, régimen de ejercicio, etcétera).

Hoy en día existen medicamentos como los condroprotectores, que han mostrado su utilidad en este padecimiento.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

http://www.pmfarma.com.mx/noticias/17928-en-mexico-los-pacientes-con-osteoartritis-tardan-mas-de-7-anos-en-ser-diagnosticados.html