La Organización Mundial de la Salud advirtió que se necesitan acciones y fondos urgentemente para mantener el progreso en la lucha mundial contra la tuberculosis ya que probablemente no se alcanzarán los objetivos mundiales de prevención y tratamiento. Según un nuevo informe de la OMS, aunque entre 2015 y 2019 se logró reducir la incidencia y mortalidad de la enfermedad, el acceso a los servicios y tratamiento sigue siendo un desafío. En 2019, aproximadamente 1,4 millones de personas murieron por enfermedades relacionadas con la tuberculosis y unos 3 millones de casos nuevos no fueron diagnosticados o informados oficialmente a las autoridades nacionales, además, 465.000 pacientes fueron diagnosticados con tuberculosis resistente a medicamentos y, de ellos, más del 60 por ciento no pudieron acceder a tratamiento. En 2020, la financiación para la prevención, diagnóstico, tratamiento y atención de la tuberculosis alcanzó los 6 500 millones de dólares, aproximadamente la mitad del objetivo acordado por los líderes mundiales en la Asamblea General de 2018. Las interrupciones por la pandemia de COVID-19 han generado aún más obstáculos. Tereza Kaseva, directora del Programa Mundial de Tuberculosis de la OMS, dijo que los “los esfuerzos para garantizar que los servicios esenciales de la tuberculosis y el COVID-19 se mantengan son vitales para fortalecer los sistemas de salud, garantizar la salud para todos y salvar vidas”.

Palabras clave: Tuberculosis, tratamiento, OMS, mortalidad, acceso a los servicios de salud.

Fuente: https://news.un.org/es/story/2020/10/1482342