Desde que comenzó la pandemia, la cuestión de dónde proviene el coronavirus ha sido uno de los mayores enigmas. Es casi seguro que se originó en los murciélagos, y un nuevo estudio realizado esta semana, el análisis más completo de coronavirus en China, agrega más peso a esa teoría.

Pero la falta de claridad sobre cómo se transmitió el virus a las personas ha significado que persistan las teorías sin fundamento, promovidas por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de que escapó de un laboratorio en China.

Por el contrario, la mayoría de los investigadores dicen que la explicación más probable, dado lo que se sabe hasta ahora sobre este virus y otros similares, es que los murciélagos lo transmitieron a un animal intermedio, que luego lo transmitió a las personas.

A mediados de mayo, la Asamblea Mundial de la Salud, el órgano decisorio clave de la Organización Mundial de la Salud, aprobó una resolución que insta a la agencia a trabajar con otras organizaciones internacionales para identificar la fuente animal.

Pero los científicos dicen que la naturaleza de la evidencia requerida significa que será difícil rastrear la fuente animal, y también es difícil descartar por completo la instalación en cuestión, el Instituto de Virología de Wuhan (WIV), como la fuente.

El hecho de que el WIV, un laboratorio muy apreciado por su trabajo en los coronavirus de murciélago, esté ubicado en la ciudad donde surgió el brote es probablemente solo una coincidencia. Pero el trabajo principal que realizan sus investigadores para desentrañar el original de la pandemia, así como la especulación sin fundamento sobre su posible papel en el brote, lo ha puesto en el centro de atención: varios de los autores del último estudio de murciélagos trabajan allí.

Una investigación independiente en la instalación es probablemente la única forma de descartar de manera convincente el laboratorio como una posible fuente del brote, pero los científicos creen que tal investigación es poco probable, dada la delicada geopolítica que rodea el problema.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.nature.com/articles/d41586-020-01541-z