Introducción.

La enfermedad renal crónica terminal (ERCT) es una enfermedad crónico-degenerativa que amenaza al paciente con una menor esperanza y calidad de vida, y estamos atrasados en su diagnóstico y tratamiento oportuno.

Objetivo.

Reportar la estadística de pacientes a quienes se les han realizado fístulas arteriovenosas en el Servicio de Angiología y Cirugía Vascular y del Hospital Regional “Lic. Adolfo López Mateos” (HRLALM), ISSSTE. Material y métodos. Se analizaron 278 casos a quienes se les realizaron fístulas arteriovenosas desde enero de 2012 a diciembre de 2016.

Resultados.

Cuarenta y cinco casos presentaron complicaciones y algunos una reintervención o se desmantelaron. Los tiempos entre el diagnóstico de ERCT y la primera consulta fueron de hasta cinco años. La tasa de filtración glomerular (FG) presentada por los pacientes al momento en que fueron enviados a nuestro servicio fue en promedio 8.09 mL/min/1.73 m2.

Discusión.

Las complicaciones más frecuente fueron trombosis y pseudoaneurismas de la fístula y en cuanto al tratamiento de las complicaciones sólo 43% fue exitoso logrando mantener la FAV funcional.

Conclusiones.

De acuerdo con las guías internacionales KDIGO, previamente KDOQI, así como el programa Fistula First se recomienda referir a los pacientes con ERCT desde que presenten una tasa de filtración glomerular < 30 mL/min/1.73 m2, 100% de nuestros pacientes no eran enviados dentro de ese rango dejando al paciente con una dependencia de accesos venosos de tipo catéter o con agotamiento de accesos. Se requiere de un manejo en conjunto con los Servicios de Nefrología, Urología y Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular para establecer  una clínica de terapia renal sustitutiva para disminuir tiempos de espera de atención así como programación quirúrgica.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.medigraphic.com/pdfs/revmexang/an-2018/an183c.pdf