Objetivo: Estimar el impacto de la atrofia vulvovaginal (AVV) sobre la función sexual en una población clínica de mujeres posmenopáusicas.

Métodos: Se incluyeron mujeres de 45 a 75 años y más de 12 meses después de la última menstruación, que acudieron a centros de menopausia / ginecología en Italia y España. Las mujeres con al menos un síntoma de AVV completaron los siguientes cuestionarios: Impacto diario del envejecimiento vaginal (DIVA), Índice de función sexual femenina (FSFI) y Escala de angustia sexual femenina revisada (FSDS-R). Se realizó un examen físico ginecológico para confirmar el diagnóstico de AVV. Los datos se analizaron mediante pruebas de chi-cuadrado y t de Student.

Resultados: En total, se incluyeron en el estudio 2.160 mujeres evaluables. VVA se confirmó en el 90% de los participantes incluidos. El impacto negativo en la función sexual fue significativamente mayor en mujeres con AVV confirmado que en mujeres sin VVA, según se evaluó con el componente de función sexual (DIVA-C) del cuestionario DIVA (P = 0,013). También se detectaron diferencias estadísticamente significativas (P <0,0005) en las puntuaciones de la FSDS-R general, la FSFI general y de todos los subdominios de la FSFI (deseo, excitación, lubricación, orgasmo, satisfacción y dolor).

Conclusión: Para las mujeres posmenopáusicas con al menos un síntoma de AVV, la presencia de AVV confirmada por un médico se asocia con un deterioro significativo de la función sexual, como lo demuestran los análisis no ajustados. Dado el impacto en la calidad de vida y la prevalencia de AVV, se justifica más investigación para mejorar y reducir el AVV.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://sci-hub.mksa.top/10.1097/GME.0000000000001496