El poder de la mente es tal, que a través de lo que pensamos, sentimos y creemos, podemos cambiar toda nuestra vida. En la salud, esto se hace visible, especialmente a través del efecto placebo. Un placebo es tratamiento que no tiene efecto terapéutico alguno en el cuerpo humano, pero que produce en el paciente una mejora de sus síntomas, obteniendo resultados positivos. Este efecto se ha observado especialmente en el dolor, la fatiga, la ansiedad y el distrés. La alianza terapéutica entre profesionales de la salud y sus pacientes, también se puede convertir en un efecto placebo. Cuando un médico confía en la capacidad de un paciente para mejorar puede hacerlos creer ellos mismos y en su recuperación; a su vez, la confianza depositada en el profesional, activa complejos sistemas de neurotransmisores y ciertas áreas cerebrales centradas en las emociones que explican la mejoría física. Por el contrario, la mente también tiene la capacidad de imaginar y atraer efectos negativos; así, aparece el efecto nocebo, observado en diversos estudios cuando algunos pacientes que recibían un placebo, aseguraban experimentar efectos secundarios negativos similares a los que experimentaban los pacientes que estaban recibiendo el tratamiento real. Este efecto negativo, aparece en pacientes que tienen ciertas características de personalidad como: ansiedad, miedo al dolor y gran sensibilidad al funcionamiento corporal. De esto modo, se puede resumir que las creencias ayudan a crear un mundo amenazante y caótico o lleno de calma y armonía.

Palabras clave: placebo, nocebo, mente, creencias, expectativas,

Fuente: https://www.noticiasensalud.com/psicologia/2020/12/10/el-efecto-placebo-y-el-poder-de-la-mente/