La osteoartritis (OA) es una enfermedad reumática común que afecta a toda la articulación y afecta el cartílago, el revestimiento de la articulación, los ligamentos y el hueso. Se caracteriza por la rotura del cartílago (el tejido que amortigua los extremos de los huesos entre las articulaciones), cambios óseos de las articulaciones, deterioro de los tendones y ligamentos y varios grados de inflamación del revestimiento de la articulación (llamado sinovio). Según la Arthritis Foundation, aproximadamente 27 millones de estadounidenses padecen la enfermedad. Establecer un manejo y tratamiento efectivos para la OA es un objetivo continuo en reumatología.

“Los pacientes con osteoartritis pueden variar bastante en cómo les afecta la enfermedad. Pueden tener una sola articulación, algunas articulaciones o muchas articulaciones que están involucradas donde los síntomas pueden ocurrir durante la vida adulta ”, dijo Sharon Kolasinski, MD, reumatóloga en ejercicio y autora principal de la actualización de la guía. “La nueva guía reconoce no solo la variedad de presentaciones clínicas de la OA, sino también la amplia gama de opciones de tratamiento disponibles. Los médicos y los pacientes pueden elegir entre enfoques educativos, conductuales, psicosociales, mente-cuerpo, físicos y farmacológicos. Es importante recordar que el tratamiento para la OA no es una solución única para todos. Con el tiempo, se pueden usar varias opciones y luego reutilizar o cambiar en respuesta a un cambio en los síntomas del paciente “.

Por primera vez, la nueva guía incorpora la participación directa del paciente en su desarrollo. Los pacientes con OA, que fueron reclutados a través de una asociación con la Arthritis Foundation, fueron especialmente fundamentales para enfatizar el papel de la toma de decisiones compartida al elegir opciones de tratamiento como aquellas con recomendaciones condicionales.

Entre la extensa revisión de la literatura y el conocimiento del paciente, la guía actualizada incluye varias diferencias desde las recomendaciones de 2012. Es de destacar que el ejercicio sigue siendo una intervención importante en las recomendaciones actualizadas, con una sólida literatura que respalda su uso para casi todos los pacientes con OA. A continuación, se incluyen otras recomendaciones incluidas en la actualización: 

Para ver la guía completa dar clic en el siguiente enlace:

https://www.rheumatology.org/Portals/0/Files/Osteoarthritis-Guideline-Early-View-2019.pdf