El entrenamiento en intervalos de alta intensidad se reconoce como un potente estímulo para mejorar la aptitud cardiorrespiratoria en pacientes con enfermedad de las arterias coronarias. No obstante, la seguridad y los efectos a largo plazo de este tipo de actividad física en estos pacientes no están claros. En un ensayo clínico aleatorizado, publicado en JAMA Cardiology, se comparó el entrenamiento en intervalos de alta intensidad con el entrenamiento continuo de intensidad moderada en cuanto a viabilidad, seguridad, adherencia y eficacia para mejorar el volumen de consumo de oxígeno (VO2) pico en pacientes con patologías cardiovasculares. Se demostró que un programa de entrenamiento en intervalos de alta intensidad de 4 semanas mejoró el VO2 pico en comparación con el entrenamiento continuo de intensidad moderada en pacientes con enfermedad de las arterias coronarias que asistían a rehabilitación cardíaca, sin embargo, a los 12 meses este parámetro fue similar para ambos grupos. Se concluyó, además, que el ejercicio intensivo fue factible y seguro, con una adherencia similar el ejercicio moderado durante un seguimiento de 12 meses. Estos hallazgos apoyan la inclusión del entrenamiento en intervalos de alta intensidad en los programas de rehabilitación cardíaca como una modalidad complementaria o alternativa al ejercicio de intensidad moderada.

Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=96705.