Antecedentes:

El tratamiento del síndrome de vejiga hiperactiva incluye desde modificaciones del estilo de vida, fisioterapia, anticolinérgicos,
neuromodulacion y toxina botulínica. Debido a la refractariedad ha cobrado interés la neuromodulacion periférica. El objetivo fue evaluar la
eficacia de la neuromodulacion transcutánea vs percutánea del nervio
tibial en el síndrome de vejiga hiperactiva idiopática no neurogénica.


Material y Métodos:

Ensayo clínico aleatorizado en 61 pacientes durante enero-octubre de 2019. Se dividió en dos grupos: transcutánea (n=33) o percutánea (n=28). Se uso el estimulador (BioTENS) con 10 Hz, 200 us, durante 12 sesiones, con duración de 20 minutos cada sesión. Se valoro la eficacia mediante el diario vesical de 3 días, cuestionario de síntomas y calidad de vida, y escala de beneficio de tratamiento en la sesión 1, 6 y 12. Se realizo estadística descriptiva y correlación de variables con programa SPSS v22.0, y p ≤ 0.05 estadísticamente significativo.


Resultados:

La edad media fue 66 años. La frecuencia urinaria diurna y nocturna disminuyo, aumento el volumen urinario promedio, disminuyo el número de episodios de urgencia e incontinencia de urgencia sin diferencias estadísticamente significativa al comparar ambos tratamientos. La percepción de calidad de vida y mejoría en relación al tratamiento mejoró con ambas técnicas (p=>0.05). No hubo efectos secundarios y la adherencia al tratamiento fue del 83.6 % (n=51). Se usó menor intensidad en la percutánea (4 mA vs 7 mA; p=0.0001).


Conclusiones:

Primer ensayo clínico aleatorizado realizado en el país que evalúa a eficacia en ambas técnicas, demostrando la no inferioridad.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.medigraphic.com/pdfs/uro/ur-2020/ur201b.pdf