Carta al editor sobre el artículo: “Lumbalgia: criterios actuales”