La pancreatitis aguda es una condición inflamatoria del páncreas muy común, la cual puede resultar en morbilidad y mortalidad significativa. En la mayoría de los pacientes tiene un curso leve, sin embargo, en una minoría puede evolucionar a disfunción orgánica y necrosis pancreática con potencial infección. El diagnóstico se realiza con una combinación de la presentación clínica, valores de laboratorio y estudios de imagen. El tratamiento varía según la severidad del cuadro y puede ir desde un manejo sintomático hasta intervención quirúrgica y uso de antibióticos. La necrosectomía abierta se asocia a altas tasas de morbilidad, por lo que se prefieren métodos multidisciplinarios, enfocados en drenaje y un abordaje escalonado iniciando con técnicas mínimamente invasivas y progresando, solo en casos necesarios, a técnicas invasivas.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.medigraphic.com/pdfs/sinergia/rms-2020/rms207j.pdf