Una pandemia produce avances récord y traspiés dolorosos. La comunidad de las enfermedades infecciosas ahora está liderando ensayos clínicos aleatorizados multinacionales cuya magnitud y desafíos logísticos se asemejan a los de la medicina cardiovascular. Alcanzan un poder estadístico y una velocidad envidiables, pero deben sacrificar la complejidad y los matices para hacerlo.

La entrada de datos debe ser mínima y los resultados deben medirse fácilmente, excluyendo las evaluaciones virológicas y otras evaluaciones de laboratorio. Antes de la revisión por pares, sus mensajes potencialmente confusos se transmiten a los no expertos mediante comunicados de prensa y sitios web de preimpresos administrados por una mezcla de organizaciones comerciales y sin fines de lucro.

Los principios de la medicina basada en la evidencia se están dejando de lado cada vez más en favor de opiniones sólidas y declaraciones con carga política.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=97023