El electroencefalograma (EEG) permite obtener información directa de la actividad bioeléctrica del cerebro y es una herramienta fundamental para la evaluación de la condición neurológica del paciente. En los últimos años ha comenzado a emplearse también para obtener indirectamente información sobre la hemodinámica cerebral y las variables que intervienen en la autorregulación del flujo sanguíneo cerebral. Por ello, una investigación ha analizado la posible relación entre la actividad electroencefalográfica y la presión intracraneal en pacientes con traumatismo craneoencefálico y hemorragia subaracnoidea.

El estudio incluyó a 21 pacientes (10 mujeres) mayores de 18 años con traumatismo craneoencefálico o hemorragia subaracnoidea que requerían monitorización de la presión intracraneal y a los que se les registró el EEG de forma continua. Se determinó la causalidad de Granger entre la presión intracraneal con respecto a las variables espectrales del EEG para ventanas temporales de 10 minutos durante la estancia en cuidados intensivos. La causalidad de Granger mostró una alta correlación entre la presión intracraneal y las bandas del EEG. En la mayoría de los pacientes existía una causalidad de Granger significativa en la dirección del EEG hacia la presión intracraneal en gran parte del tiempo de monitorización, de forma que las variables del EEG precedían a la presión intracraneal.

Los autores concluyen que existe una relación temporal subyacente entre la dinámica de presión intracraneal y la actividad bioeléctrica cerebral registrada mediante EEG en estos pacientes. Por ello, sería lógico pensar en la posibilidad de implementar dispositivos no invasivos que permitieran estimar los niveles de la presión intracraneal a través del EEG.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

Rev Neurol 2019; 68: 375-83