Pfizer y BioNTech anunciaron que su vacuna contra el coronavirus funciona en nueve de cada 10 casos y que comenzarán los trámites para buscar su aprobación de emergencia. Aunque la noticia brinda esperanza en la lucha contra la pandemia, la comunidad científica ha advertido que hay que ser cautelosos, y que es necesario tener los datos completos de los estudios antes de poder sostener de manera definitiva que la vacuna es segura y efectiva para ser distribuida masivamente. Entre los principales desafíos de esta vacuna podemos citar que es un tipo de vacuna bastante novedosa, ya que utiliza el ARN del virus, y no hay vacunas ARN que hayan sido aprobadas para usarse en personas hasta la fecha. Por otro lado, la distribución enfrentará un gran reto logístico, ya que pertenece a las vacunas llamadas “ultrafrías”, porque deben transportarse a temperaturas por debajo de los -70º C. y muchos países y áreas rurales no cuentan con los equipos adecuados para alcanzar esas temperaturas. Hasta la fecha, es imposible saber si brindará una protección duradera, de no ser así, habrá que vacunarse anualmente. La seguridad es otro aspecto clave, aunque los ensayos en 43.500 personas no han generado ninguna preocupación alarmante, pueden aparecer efectos adversos aislados cuando millones de personas se inmunicen. Finalmente, aún no sabemos si la vacuna evitará que te contagies y propagues el virus o solo evita que enfermes; tampoco sabemos qué tanto protegerá según el grupo de edad. Esto será crucial para entender cómo será aplicada.

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-54888243