Según la más reciente declaración científica de la American Heart Association, no hay ningún beneficio documentado del consumo de cannabis para la prevención o el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares. Al contrario, existe evidencia preliminar de que este consumo puede tener un impacto negativo en el corazón y los vasos sanguíneos. El tetrahidrocannabinol, estimula el sistema nervioso simpático; aumenta la frecuencia cardíaca, la demanda de oxígeno del miocardio, la presión supina y la activación plaquetaria; está relacionado con la disfunción endotelial y el estrés oxidativo. En los estados donde el consumo de cannabis es legal, han aumentado las hospitalizaciones y visitas a los servicios de urgencias por infarto agudo del miocardio y efectos adversos asociados al cannabis. Un estudio retrospectivo encontró una asociación entre el consumo regular y un riesgo elevado de accidente cerebrovascular. En contraste, no hay evidencia de daño cardiovascular con los productos de cannabidiol. Es de vital importancia que si las personas optan por consumir cannabis por sus efectos medicinales o recreativos, solo usen productos legales. Y en lo que respecta a la comunidad científica, es necesario que se realicen estudios prospectivos a corto y largo plazo cuidadosamente diseñados sobre el consumo de cannabis y la seguridad cardiovascular a medida que esté cada vez más disponible y sea más utilizado.

Palabras clave: cannabis, American Heart Association, enfermedades cardiovasculares

Fuente: https://www.healio.com/news/cardiology/20200805/aha-evidence-suggests-no-cv-benefit-possible-harm-from-cannabis-use