Tomar hidroxicloroquina después de una exposición de riesgo alto o moderado a covid-19 no previene la enfermedad en personas asintomáticas, según un estudio de 821 pacientes. 1

Investigadores de EE. UU. Y Canadá llevaron a cabo un ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo para evaluar la hidroxicloroquina como profilaxis posterior a la exposición. Descubrieron que la incidencia de una nueva enfermedad compatible con el virus no difería significativamente entre los grupos de hidroxicloroquina y placebo.

Sin embargo, el equipo descubrió que los efectos secundarios eran más comunes en el grupo de hidroxicloroquina, aunque no se informaron reacciones adversas graves.

Los investigadores inscribieron a 821 adultos asintomáticos que tuvieron exposición doméstica u ocupacional a alguien con covid-19 confirmado a una distancia de menos de seis pies durante más de 10 minutos sin ninguno o algún equipo de protección facial (máscara y protector ocular).

Dentro de los primeros cuatro días después de la exposición, los participantes fueron asignados aleatoriamente para recibir placebo o hidroxicloroquina (800 mg una vez, seguido de 600 mg en seis a ocho horas, luego 600 mg diarios durante cuatro días adicionales).

Los resultados, publicados en el New England Journal of Medicine , mostraron que el nuevo covid-19 (reacción en cadena de la polimerasa confirmada o sintomáticamente compatible) se desarrolló en 107 de 821 participantes (13.0%) durante los 14 días de seguimiento y no difirió significativamente entre los dos grupos.

Se informó una hospitalización en cada grupo y no hubo muertes, aunque los efectos secundarios fueron más comunes con la hidroxicloroquina que con el placebo (40.1% v 16.8%).

En los dos grupos, la razón más común por la que las personas dejaron de tomar hidroxicloroquina (17 participantes) o placebo (8) fueron los efectos secundarios. Los efectos secundarios más comunes fueron náuseas (22.9% v 7.7% en el grupo placebo) y diarrea, molestias abdominales o vómitos (23.2% v 4.3%).

Entre todos los participantes que desarrollaron enfermedad, los síntomas más frecuentes fueron tos (44.9%), fiebre (34.6%), dificultad para respirar (18.7%), fatiga (49.5%), dolor de garganta (40.2%), mialgia (37.4%) y anosmia (23,4%).

Los autores concluyeron que la hidroxicloroquina “no previno la enfermedad compatible con covid-19 o la infección confirmada cuando se usó como profilaxis posterior a la exposición dentro de los cuatro días posteriores a la exposición”.

Destacaron varias limitaciones, entre ellas que, dado que la mayoría de las pruebas no estaban disponibles, no pudieron confirmar la mayoría de los casos posteriores del virus y tuvieron que basarse en una definición de caso clínico para la sospecha de covid-19.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.bmj.com/content/369/bmj.m2242