La compañía estadounidense Diligent Robots acaba de lanzar al mercado un robot enfermero, capaz de reducir la carga de trabajo para permitir que los hospitales utilicen sus recursos de la forma más eficiente. Las cuestiones éticas son obvias, pero al mismo tiempo contradictorias. La empresa robótica anunció la semana pasada que acaba de conseguir una inyección de capital de 10 millones de dólares para ayudar a escalar la producción de su robot enfermero, Moxi, y poder servirlo a más hospitales. Moxi está diseñado para reducir las cargas de trabajo del personal de enfermería: recoge suministros, ropa de cama sucia, entrega ropa nueva y también podría ayudar a reducir la exposición de los profesionales de la salud a las enfermedades. Equipado con un brazo robótico y ruedas, Moxi es del tamaño de un humano pero está diseñado para parecerse a un robot. Andrea Thomaz, CEO de Diligent Robots, creó Moxi en la Universidad de Texas (Austin), es profesora especializada en robótica, trabajó con cientos de enfermeras y enfermeros para aprender exactamente lo que necesitan de un asistente autónomo. A principios de este año, el robot llegó a su primer destino hospitalario, el Medical City Healthcare en Dallas, después de superar la prueba en otros dos hospitales de la región. Para Stefanie Beavers, directora de servicios quirúrgicos y de procedimiento del hospital, “el robot está destinado a ser un miembro del equipo que te apoya en segundo plano”. Solo un mes después de que Moxi llegara al Medical City, el hospital se enfrenta a un nuevo escenario, en el que la sobrecarga de trabajo por la pandemia de coronavirus, y los riesgos que implica su exposición, podrían traducirse en nuevas tareas para el robot enfermero.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2020/03/25/icon_design/1585140025_570156.html

Palabras clave: robot enfermero, Diligent Robots, Moxi, robot, coronavirus, Covid-19