Una nueva variante del SARS-CoV-2, potencialmente más transmisible y con múltiples mutaciones fue detectada en Sudáfrica, lo que podría derivar en una nueva ola pandémica de COVID-19, informaron científicos del instituto de investigación KRISP, que pertenece a la Universidad de Kwazulu-Natal.

Se trata de la variante B.1.1.529, que posee un número “extremadamente elevado” de mutaciones y “un potencial muy alto de propagación”, según declaró el virólogo Tulio de Oliveira. El equipo que lidera había descubierto el año pasado la variante Beta, de gran contagiosidad.

Las mutaciones del virus inicial pueden volverlo más contagioso hasta convertirlo en dominante. Fue el caso con la variante Delta, idenficada por primera vez en India.

Por ahora, los científicos sudafricanos desconocen si las vacunas existentes son eficaces contra esta nueva forma del virus. “Lo que nos preocupa es que esta variante no solo podría tener una capacidad de transmisión mayor, sino que también podría ser capaz de eludir partes de nuestro sistema inmunitario”, declaró el profesor Richard Lessells, otro investigador.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=99747