Según los patrones de enfermedad observados actualmente, los cardiólogos participarán activamente en la atención de pacientes con COVID-19. La infección puede tener un impacto directo en las enfermedades cardiovasculares (ECV).

La enfermedad cardiovascular preexistente puede predisponer a la infección por COVID-19. Las personas con ECV que están infectadas por el virus tienen un riesgo elevado de resultados adversos; y la infección, en sí misma, se asocia con complicaciones cardiovasculares.

La terapéutica para COVID-19 tiene el potencial de efectos adversos cardiovasculares y ??los médicos que brindan atención cardiovascular (CV) tienen el riesgo de desarrollar la enfermedad o convertirse en vectores de la infección.

El objetivo de esta revisión es caracterizar el impacto CV de COVID-19, sus posibles consecuencias en pacientes con ECV establecida, así como consideraciones para pacientes individuales (con y sin COVID-19), trabajadores de la salud y sistemas de salud. Comprender y abordar estos problemas será crucial para optimizar los resultados durante el período crítico actual y más allá.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=96391

Fuente de la imagen: https://specialty.mims.com/topic/stopping-aceis-arbs-over-covid-19-concern–not-an-option—say-experts-