Un nuevo estudio ha encontrado que los adolescentes con trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) tienen significativamente más probabilidades de sufrir un accidente de tráfico que otros adolescentes. También son más propensos a recibir multas de tráfico y a implicarse en conductas de riesgo.
La investigación incluyó a 14.936 adolescentes que fueron atendidos en una consulta de de atención primaria estadounidense. Todos obtuvieron su permiso de conducir entre 2004 y 2014, y casi 1.800 de ellos habían recibido un diagnóstico de TDAH. Aunque todos los conductores adolescentes tenían un riesgo de accidente más elevado que el de otros grupos de edad, el riesgo de un adolescente con TDAH durante el primer mes con permiso era un 62% más alto que el de otros adolescentes. En los cuatro años siguientes, el riesgo de accidentes mejoraba, pero seguía siendo un 37% más alto entre los conductores con TDAH. Y a lo largo de esos cuatro años, el riesgo de un accidente relacionado con el alcohol era 2,1 veces más elevado entre los conductores con TDAH.
Más o menos un 36 por ciento de los conductores con TDAH recibieron una multa de tráfico en el primer año de conducción, en comparación con un 25 por ciento de los conductores sin TDAH. Más de una cuarta parte de los nuevos conductores con TDAH tuvieron una infracción de tránsito, en comparación con un 19 por ciento de los otros conductores nuevos, mostraron los hallazgos.
Aunque los investigadores desconocen exactamente qué conductas relacionadas con el TDAH podrían ser responsables del aumento en las tasas de accidentes, sospechan que las conductas de riesgo (exceso de velocidad, no usar cinturón de seguridad, conducir mientras se habla por móvil…) serían el origen.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

Pediatrics 2019; 143. pii: e20182305