La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) inició la realización de pruebas de diagnóstico para el Covid-19, la cual, consiste en la toma de dos muestras de garganta del paciente, y que están debidamente acreditadas por el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE); sin embargo, en caso de dar positivo la Universidad no tiene la capacidad para brindar un tratamiento.

“La Universidad no otorga tratamiento, eso es importante y además todos los resultados positivos serán informados al Instituto Nacional de Diagnóstico y de Referencia Epidemiológica como ha solicitado reiteradamente el Dr. López-Gatell”, señaló Yolanda López Vidal, investigadora de la Facultad de Medicina.

El servicio se brinda únicamente a estudiantes , académicos, trabajadores administrativos, personal de confianza y de apoyo de la UNAM, ya que las pruebas son limitadas debido a la escasez de los reactivos por su demanda mundial ante la pandemia, señaló a MILENIO Carlos Arias Ortiz, líder académico del Instituto de Biotecnología de la UNAM.

“El problema es que uno de los insumos es de importación y los está utilizando buena parte del mundo (…) es importante mencionar que el Conacyt va a apoyar para comprar parte de estos insumos, pero más que el dinero lo limitado es la disponibilidad de los reactivos”.

La UNAM está en condiciones de realizar 20 pruebas al día durante un mes en Ciudad de México, y a partir de este miércoles, el servicio también se realizará en el campus Morelos –donde se encuentra el Instituto de Biotecnología—, como parte del Modelo Centinela que permitirá identificar la propagación de la enfermedad del Covid-19 en nuestro país.

La prueba se realizará gratuitamente a los universitarios que presenten alguna enfermedad respiratoria, para ello, deben solicitar una cita y se les indicará el lugar del procedimiento en las inmediaciones de Ciudad Universitaria.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.milenio.com/internacional/coronavirus-asi-hace-la-unam-las-pruebas-de-covid-19