Aunque posiblemente nada nos haga retroceder en el tiempo, podemos intentar envejecer de manera saludable y reducir el efecto que tiene el paso de los años. La edad cronológica indica el tiempo que ha transcurrido desde nuestro nacimiento, sin embargo, existe también la edad fisiológica, que depende de la condición de nuestro organismo y puede ser menor a la cronológica si nos cuidamos. El tamaño del cerebro disminuye con la edad, perdemos neuronas y se altera la producción de hormonas y neurotransmisores, además, se pierden muchas de las conexiones entre las neuronas. Otra consecuencia del envejecimiento cerebral es la acumulación de proteínas en forma de agregados que tienden a depositarse tanto dentro como fuera de las neuronas. Esto puede desencadenar el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer o el párkinson. La dieta es esencial para envejecer de forma saludable y la más recomendada es la mediterránea, que implica un bajo consumo de carnes y aves de corral, un consumo de bajo a moderado de lácteos, una cantidad moderada de alcohol y grasas, acompañado de una alta ingesta de verduras, legumbres, frutas, cereales y pescado. Además de cuidar lo que comemos, es recomendable dormir 8 horas al día, realizar ejercicio aeróbico, evitar el consumo en exceso de alcohol, huir del tabaco y el estrés, y evitar el desarrollo de otras enfermedades o, al menos, mantenerlas bajo control. Por otra parte, se ha comprobado que aquellas personas que mantienen una cierta actividad intelectual como leer, estudiar o adquirir nuevas habilidades tienen una menor predisposición a desarrollar demencia y la base de esta neuroprotección está asociada a la formación de nuevas conexiones entre las neuronas.

Fuente: https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-como-evitar-cerebro-envejezca-demasiado-rapido-202008121200_noticia.html

Palabras clave: envejecimiento cerebral, dieta, neuroprotección, edad fisiológica