El consumo de productos ultraprocesados ha tenido un crecimiento exponencial, que paulatinamente ha ido desplazando a los alimentos mínimamente procesados y las comidas recién preparadas. Estudios recientes han demostrado que los alimentos ultra procesados estimulan la sobrealimentación al afectar múltiples vías neuroendocrinas y metabólicas. En esta investigación se exploró la frecuencia de elecciones de alimentos hiperprocesados en una muestra clínica de personas con trastornos alimentarios. El consumo de estas comidas osciló entre el 55% en pacientes con anorexia nerviosa, el 72% en bulimia nerviosa y el 69% en trastorno por atracón. Independientemente de las categorías de diagnóstico, los pacientes que informaron atracones consumían el 100% de los alimentos elaborados con aditivos y preservantes químicos, que por lo general, eran altos en carbohidratos y grasas y bajos en proteínas. Esta observación es consistente con experimentos en animales y humanos que han demostrado que los alimentos ultraprocesados alteran las vías de recompensa neurobiológica involucradas en los comportamientos alimentarios y sugiere que la pérdida de control en los atracones puede ser impulsada por factores biológicos. Esto tiene implicaciones significativas para el tratamiento y la investigación adicional. De esta manera, se necesitan más investigaciones sobre los efectos metabólicos y neurobiológicos de la ingesta de alimentos ultraprocesados sobre los trastornos alimentarios.

Palabras clave: alimentos ultraprocesados, trastorno por atracón, trastornos alimentarios.

Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=96813