El gobierno chino está promoviendo fuertemente las medicinas tradicionales como tratamientos para COVID-19. Los remedios, una parte importante del sistema de salud de China, incluso se envían a países como Irán e Italia como ayuda internacional. Pero los científicos fuera de China dicen que es peligroso apoyar las terapias que aún no se han demostrado seguras y efectivas. La medicina tradicional china se basa en teorías sobre el qi, que se dice que es una energía vital que ayuda al cuerpo a mantener la salud. Para marzo, los remedios Medicina Tradicional China constituían algunos de los tratamientos recomendados por el ministerio de salud para COVID-19, e incluían un par de docenas de píldoras, polvos, terapias inyectables y recetas para preparar tés de hierbas, conocidos como decocciones. Según los medios estatales chinos, la Administración Estatal de Medicina Tradicional China dice que tres fórmulas y tres medicamentos “han probado” ser tratamientos efectivos para la enfermedad. Huang Luqi, director de la Academia China de Ciencias Médicas en Beijing, dice que a partir de enero dirigió ensayos de tres remedios de medicina tradicional china para tratar COVID-19 y descubrió que eran seguros y efectivos; un remedio tiene como objetivo tratar los síntomas, otro evitar que los casos leves se vuelvan severos o críticos, y un tercero para reducir el tiempo que le toma a un paciente dar negativo para el virus. Paul Offit, investigador de enfermedades infecciosas en el Hospital de Niños de Filadelfia en Pensilvania, dijo que la fe de la gente en los medicamentos complementarios es comprensible dado que no hay acuerdo sobre lo que funciona contra COVID-19, pero sugerir que las personas prueben medicinas alternativas podría hacer daño, además agregó que la gente piensa que hacer algo es mejor que no hacer nada, pero la historia nos dice que eso no es cierto”.

Palabras clave: China, medicina tradicional china, COVID-19

Fuente: https://www.nature.com/articles/d41586-020-01284-x