Introducción: 

Las farmacodermias representan un problema de salud, con incidencia anual en aumento debido a la automedicación y polifarmacia. Las reacciones cutáneas presentan grados de severidad y a pesar de representar un riesgo sanitario latente, existe poca información en la población mexicana, lo que hace necesaria su caracterización epidemiológica.

 Material y métodos: 

Estudio observacional, descriptivo, retrospectivo y transversal. Se incluyeron a pacientes hospitalizados en el Hospital Ángeles Pedregal, mayores de 15 años, con sospecha de efectos adversos a fármacos sistémicos con manifestaciones mucocutáneas, en un periodo comprendido de enero de 2016 a diciembre de 2018. 

Resultados: 

Se estudiaron 35,592 individuos, se identificó una incidencia acumulada de 5.28/1,000 pacientes hospitalizados, con predominio del sexo femenino (63%), edad promedio de 49.1 (± 17) años. El síntoma más frecuente fue prurito, asociado con exantema maculopapular, angioedema, urticaria y choque anafiláctico. Los fármacos involucrados en primer lugar fueron los antibióticos. 

Conclusiones: 

Los resultados concuerdan con la literatura internacional, señalando los antibióticos, especialmente las cefalosporinas y fluoroquinolonas, como parte de los fármacos más frecuentemente asociados con farmacodermias. La incidencia de estas manifestaciones alcanzó hasta 0.49% de la población hospitalizada y uno de cada 62 pacientes padecerán de una reacción medicamentosa que ponga en riesgo la vida.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.medigraphic.com/pdfs/actmed/am-2021/am211m.pdf