Las neoplasias malignas y las enfermedades cardiovasculares (ECV), son causas principales de morbilidad y mortalidad global. Estas patologías son impulsadas, en gran parte, por los mismos factores que amenazan una vida saludable. La interacción entre el perfil de riesgo de enfermedades cardiovasculares y el cáncer, es ampliamente reconocida e inspira llamamientos a la acción para abordar esta peligrosa relación. Los investigadores centran la atención en las interacciones específicas entre estas dos afecciones de salud. En la lista de factores de riesgo comunes para el cáncer colorrectal y las enfermedades cardiovasculares, la inflamación crónica, probablemente sea el denominador común para la mayoría de los otros factores de riesgo. Los mecanismos adicionales incluyen desafíos hormonales, como son: hiperinsulinemia, hiperglucemia; angiotensina y factor de crecimiento endotelial vascular en la hipertensión; los cuales están conectados, directa o indirectamente, a través de vías inflamatorias. Hace varias décadas el cáncer solía ser un diagnóstico funesto, pero las posibilidades de supervivencia han aumentado sustancialmente. Esto trae consigo nuevos desafíos, ya que el cáncer y su tratamiento, suponen una carga para el sistema cardiovascular, con una mayor morbilidad y mortalidad cardiaca. Los sobrevivientes de enfermedades oncológicas, por lo tanto, requieren una atención especial para los factores de riesgo cardiovasculares, más aún porque el cáncer ocurre con, mayor frecuencia, en personas con un estilo de vida subóptimo, expuestas a factores de riesgo como el tabaquismo, la mala alimentación y el sobrepeso.

Palabras claves: enfermedad cardiovascular, neoplasias, cáncer colorrectal, inflamación crónica.

Fuente: https://www.intramed.net/97878