El broncoespasmo se presenta característicamente como una constricción del músculo liso de las vías respiratorias pequeñas. Clínicamente, esto se manifiesta como sibilancias. La población pediátrica es más susceptible a enfermedades y complicaciones del broncoespasmo debido a la anatomía única de los niños. Los bebés utilizan diferentes mecanismos pulmonares en comparación con los niños mayores, lo que los hace más propensos a las sibilancias. La obstrucción del flujo se ve afectada por el diámetro de las vías respiratorias, así como por la distensibilidad pulmonar y de la pared torácica. En la aplicación de la ley de Poiseuille a las vías respiratorias, la resistencia al flujo de aire a través de un tubo está inversamente relacionada con el radio del tubo a la cuarta potencia. Por lo tanto, incluso disminuciones mínimas en el radio de las vías respiratorias pueden resultar en un impedimento de flujo significativo debido a la alta resistencia.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK546685/