Una investigación que se publica en « PLOS Pathogens» muestra cómo el VIH se trasladó desde los astrocitos del cerebro a los tejidos periféricos a través de las células inmunes, incluso cuando el virus fue suprimido por la terapia antirretroviral combinada. Jeymohan Joseph del Instituto Nacional de Salud Mental de los Institutos Nacionales de Salud asegura que «Este estudio demuestra el papel fundamental del cerebro como reservorio de VIH y los hallazgos sugieren que para erradicar el VIH del cuerpo, las estrategias de curación deben abordar el papel del sistema nervioso central». El cerebro contiene miles de millones de astrocitos, que realizan una variedad de tareas, desde apoyar la comunicación entre las células cerebrales hasta mantener la barrera hematoencefálica. Para comprender si el VIH puede pasar del cerebro a los órganos periféricos, Lena Al-Harthi y su equipo del Centro Médico de la Universidad Rush en Chicago, trasplantaron astrocitos humanos infectados por el VIH o no infectados en el cerebro de ratones inmunodeficientes. Descubrieron que los astrocitos trasplantados infectados por el VIH podían propagar el virus a las células T CD4 + en el cerebro y estas emigraron luego hacia el resto del cuerpo, propagando la infección a órganos periféricos como el bazo y los ganglios linfáticos. También vieron que la salida del cerebro del VIH se produjo, aunque a niveles más bajos, cuando los animales recibieron terapia antirretroviral. Cuando se interrumpió el tratamiento, el ADN / ARN del VIH se volvió detectable en el bazo, lo que indica un rebote de la infección. Esta información tiene implicaciones significativas para las estrategias de curación del VIH, ya que deben ser capaces de apuntar y eliminar eficazmente los reservorios de la replicación y la reinfección del VIH.

Palabras clave: VIH, astrocitos, inmunodeficientes, curación, curación

Fuente: https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-astrocitos-celulas-cerebro-esconden-y-difunden-cuerpo-202006112012_noticia.html