La farmacéutica AstraZeneca se encontraba en la última fase de pruebas de la vacuna contra Covid-19, elaborada junto a la Universidad de Oxford, recientemente ha interrumpido, de forma temporal, los ensayos que está llevando a cabo debido a la aparición de un efecto secundario nocivo en uno de los participantes. En un comunicado difundido por el portal Stat, la compañía afirma que su “proceso de revisión estándar provocó una pausa en la vacunación para permitir la revisión de los datos de seguridad”. No se reveló ninguna información sobre el posible efecto secundario, al que se refiere como “una enfermedad potencialmente inexplicable”, aunque sí espera que el paciente se recupere. Hace un mes que se comenzó a realizar un gran test de su vacuna con 30.000 personas en diversos países, para elaborar la última fase del estudio antes de distribuirla. Junto a las farmacéuticas Pfizer y Moderna, AstraZeneca es una de las tres compañías que tienen estudios de fase 3 en Estados Unidos. Esta es la primera vez que uno de esos ensayos tiene que ponerse en pausa por razones de seguridad; sin embargo, esto es una muestra del compromiso de AstraZeneca, que junto a otras farmacéuticas han afirmado defender la integridad del proceso científico mientras trabajan hacia posibles presentaciones y aprobaciones regulatorias globales de las primeras vacunas Covid-19.