Un nuevo estudio publicado en The Lancet, confirma que, si los médicos no sospechan neumonía, no deberían prescribir antibióticos a la mayoría de los pacientes pediátricos con infecciones respiratorias bajas no complicadas. El estudio incluyó 432 pacientes de 6 meses a 12 años de edad (mediana de edad: 3.2 años) que acudieron a 56 consultorios generales en Reino Unido con infecciones de las vías respiratorias bajas comunes, no complicadas, de menos de 21 días de duración y en quienes no se sospechaba neumonía por los datos clínicos. Se les aleatorizó para recibir durante 7 días tratamiento con amoxicilina en dosis de 50 mg/kg o placebo. El criterio de valoración principal fue la duración de los síntomas calificados como moderadamente malos o peores. Los resultados mostraron que no hubo diferencia estadísticamente significativa en el desenlace entre los niños tratados con antibióticos y los tratados con placebo. Los investigadores concluyeron que “al igual que en los adultos, es improbable que los antibióticos representen una diferencia clínicamente importante en la carga de síntomas de las infecciones no complicadas de las vías respiratorias bajas en los pacientes pediátricos”. Además, recomendaron que los médicos proporcionen “consejos de seguridad” a los padres, como explicarles cuál evolución de la enfermedad cabe esperar y cuándo sería necesario volver a consulta.

Palabras claves: infecciones torácica pediátricas, antibiótico, tratamiento médico,

Link: https://espanol.medscape.com/verarticulo/5907866