El objetivo del cribado de cardiopatías críticas es la detección de aquellos casos en los que el recién nacido, estando asintomático, puede desarrollar de forma inesperada un cuadro clínico de difícil manejo que puede poner en riesgo la vida de este y, además, provocar graves consecuencias de forma aguda a medio y largo plazo.

El cribado se basa en el empleo de la pulsioximetría en las primeras horas tras el nacimiento en todos los recién nacidos asintomáticos que no precisan ingreso en los servicios de neonatología para detectar aquellas cardiopatías críticas que van a precisar de una intervención médica o quirúrgica urgente, y existe consenso para su uso en nuestro entorno.

Algoritmo para el cribado de cardiopatías congénitas críticas

Estas modificaciones se han realizado en base a las nuevas evidencias que reconocen que una realización más temprana del cribado, antes de las primeras 24h tras el nacimiento, es aceptable. La recomendación de repetir el cribado cambia ahora siendo cuando la saturación es del 90-94% en la mano derecha o en un pie, o existe una diferencia del 4% o más entre ambas. Además, se recomienda no repetir más que una vez pasada 1h, y si persisten estos criterios el cribado es positivo. El cribado ahora se considera negativo cuando la saturación es igual o superior al 95% en ambas localizaciones, la mano derecha y el pie, y además hay una diferencia entre ambas del 3% o menos y positivo cuando en cualquiera de las 2 extremidades es del 89% o menos.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.analesdepediatria.org/es-pdf-S1695403321000047