Un nuevo estudio sugiere que fármacos anticolinérgicos de uso común podrían aumentar el riesgo de demencia de los pacientes mayores. Entre estos medicamentos se incluyen desde la difenhidramina hasta ciertos antipsicóticos y fármacos para la enfermedad de Parkinson.
Los investigadores examinaron el historial médico de 58.769 pacientes con diagnóstico de demencia en Reino Unido y de un grupo control de 225.574 sujetos sin demencia. Todos eran mayores de 55 años y tenían una edad media de 82,2 ± 6,8 años. En general, se encontró un aumento en el riesgo de demencia entre los que tomaban anticolinérgicos. Tras tener en cuenta otros factores de riesgo de demencia, los investigadores concluyeron que las personas mayores de 55 años que tomaban anticolinérgicos fuertes a diario durante tres o más años presentaban un aumento del 50% en el riesgo de demencia.
Entre 1 y 11 años antes del diagnóstico de demencia o su equivalente en los controles, a casi un 57% de los pacientes con demencia y a un 51% de sujetos del grupo control les recetaron al menos un anticolinérgico fuerte, con una media de seis recetas en los pacientes con demencia y de cuatro en el grupo control.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

Coupland CAC, Hill T, Dening T, Morriss R, Moore M, Hippisley-Cox J. Anticholinergic Drug Exposure and the Risk of DementiaA Nested Case-Control StudyJAMA Intern Med. 2019;179(8):1084–1093. doi:https://doi.org/10.1001/jamainternmed.2019.0677