Un vaso de vino, cerveza u otra bebida alcohólica puede aumentar significativamente el riesgo de un episodio de fibrilación auricular en las próximas cuatro horas, según los resultados del estudio Monitor HOLIDAY. El estudio, analizó el consumo de alcohol y los episodios de fibrilación auricular en 100 pacientes con fibrilación auricular paroxística o intermitente que consumían al menos una bebida alcohólica al mes. Todos los participantes llevaban un monitor de electrocardiograma para realizar un seguimiento continuo del ritmo cardíaco, así como un sensor de alcohol transdérmico en el tobillo para detectar si los pacientes consumían de dos a tres bebidas. En general, más de la mitad de los pacientes experimentaron un episodio de fibrilación auricular durante el período de estudio de cuatro semanas, el estudio mostró que un vaso de vino, cerveza u otra bebida alcohólica se asoció con el doble de probabilidades de un episodio de fibrilación auricular en las próximas cuatro horas. Los hallazgos también contradicen investigaciones previas que sugieren que el consumo moderado de alcohol tiene un efecto potencialmente protector sobre el corazón. En el futuro, se planea analizar cómo estos hallazgos pueden aplicarse a la población general e identificar otros factores, incluida la genética, que pueden influir en la relación entre el alcohol y la fibrilación auricular.

Palabras claves: alcohol, fibrilación auricular, electrocardiograma,

Link:https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=98268