Una niña de 9 años ingresó en la unidad de cuidados intensivos pediátricos (UCIP) con antecedentes de fiebre alta durante 14 días, cefalea frontal palpitante, vómitos y debilidad progresiva en el lado derecho del cuerpo durante 5 días. El ARN del coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) se detectó en un hisopo nasofaríngeo mediante RT-PCR en la presentación.

Al ingreso en la UCIP (día 1) presentaba conjuntivitis bilateral no purulenta, fiebre alta (temperatura axilar con termómetro digital de 39.4 ° C), saturación de oxígeno en sangre del 98%, frecuencia cardíaca de 64 lpm, taquipnea e hipertensión (132/102 mm Hg). La paciente tenía un Glasgow Coma Score (GCS) de 11 (E3, V2, M6), parálisis del séptimo par craneal derecho del tipo de la motoneurona superior, hemiplejía completa, reflejos tendinosos profundos enérgicos y respuesta plantar extensora a la derecha.

Sus pupilas eran normales y no presentaba signos de irritación meníngea. Su puntuación en la evaluación pediátrica secuencial rápida de la función de los órganos (qSOFA) fue 2 (de 3) en el momento de la admisión. Las causas sospechadas de sus signos neurológicos incluyeron encefalitis o accidente cerebrovascular asociados con COVID-19.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enñace:

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=97038