Las infecciones asociadas con la atención en salud son un problema grave en los hospitales a nivel mundial. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 7% de los pacientes hospitalizados en países industrializados y el 10% en países en vías de industrialización sufrirá infecciones asociadas con la atención en salud. Estas infecciones se asocian con aumento significativo de la morbilidad y mortalidad, y los costos en la atención de la salud y están estrechamente relacionadas con la estancia hospitalaria prolongada, el uso de dispositivos intravasculares, catéteres urinarios, intubación orotraqueal, ventilación mecánica, entre otros. Además, en años recientes, los microorganismos resistentes a múltiples fármacos son frecuentemente aislados en las infecciones asociadas con la atención en salud, lo que contribuye al aumento significativo de la morbilidad y mortalidad, administración de antimicrobianos de amplio espectro y costos médicos.
Se han hecho esfuerzos en todo el mundo para reducir las infecciones asociadas con la atención en salud al asumir precauciones específicas de aislamiento basadas en el tipo de microorganismo, transmisión y susceptibilidad antimicrobiana. Estos se basan en un alto porcentaje de cumplimiento de higiene de manos del personal de salud, rápida identificación de las infecciones asociadas con la atención en salud y la implementación de las precauciones específicas de aislamiento para prevenir brotes. Estas medidas incluyen tres mecanismos principales de trasmisión: contacto, gotas y vía aérea. Este estudio muestra la actualización de las recomendaciones publicadas en 2009 para prevenir las infecciones asociadas con la atención en salud, de acuerdo con la epidemiología local y las recomendaciones más recientes de la OMS y de los Centros de Control de Enfermedades (CDC).

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.medigraphic.com/pdfs/actpedmex/apm-2021/apm212d.pdf