El sangrado durante el período neonatal es raro en recién nacidos sanos, pero puede ser serio y fatal en neonatos enfermos. Cuando se presenta puede dejar secuelas a largo plazo. El sangrado puede deberse a trombocitopenia, alteración en la función plaquetaria o a déficit de los factores de coagulación. La presentación clínica del sangrado durante este período comprende la hemorragia intracraneana (HIC), cefalohematomas, sangrado posterior a procedimientos invasivos y a venopunciones y sangrados mucocutáneos. Las causas del sangrado pueden ser tanto adquiridas como congénitas y determinarlas suele representar un desafío debido a la evolución continua del sistema de la hemostasia durante este período de la vida. Las concentraciones de las proteínas plasmáticas que conforman el sistema de coagulación y fibrinolisis son diferentes a las observadas en niños mayores y en adultos y van madurando en el tiempo en un proceso conocido como desarrollo de la hemostasia. El diagnóstico temprano y la instauración de un tratamiento adecuado durante el período neonatal permiten la prevención de las complicaciones y la disminución de la morbimortalidad asociadas al sangrado.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

http://www.sah.org.ar/Revista/numeros/vol22/sup/35_Hemorragia_en_Neonatologia.pdf