La salud ocupacional es un campo transdisciplinario poco conocido y subdesarrollado en México. Su objetivo es el bienestar físico, mental y social de los trabajadores para conservar su fuerza de trabajo. Higiene, seguridad, ergonomía, psicología, medicina, fisioterapia, rehabilitación, sociología, antropología, derecho, economía, son algunos ejemplos de las disciplinas involucradas. El trabajo infantil (TI) se refiere a toda actividad productiva realizada por personas menores de 18 años, con o sin remuneración, que es perjudicial para su desarrollo físico, mental y social. En México, más de 2.5 millones de niñas, niños y adolescentes son trabajadores. La mayoría labora en el sector informal, bajo condiciones de trabajo peligrosas, y las intervenciones de salud ocupacional, o al menos 2 los servicios de medicina del trabajo, están ausentes. Promover el trabajo de los niños no es política ni moralmente correcto, pero la pobreza que los obliga a trabajar es una realidad en los países con alta inequidad. Sin mejores alternativas, la erradicación del TI en el corto o mediano plazo es una meta utópica. Este trabajo destaca la necesidad de abordar el TI desde una nueva perspectiva: ambientes de trabajo saludables. La conciencia social y profesional acerca del TI, así como del potencial de la salud ocupacional, podría representar la oportunidad de transformar el TI peligroso en TI seguro. Los médicos pueden liderar dicha transformación, si son provistos con el entrenamiento y las herramientas adecuadas.

 

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.medigraphic.com/pdfs/imss/im-2018/im186h.pdf