El ictus constituye actualmente uno de los principales problemas de salud de nuestra sociedad, es la principal causa de mortalidad en mujeres y la segunda si tomamos ambos sexos después de la cardiopatía isquémica. Es el principal generador de dependencia en el adulto en nuestro medio. La rehabilitación, como especialidad médica dedicada a la discapacidad y dependencia está directamente ligada a este proceso, dedicando múltiples recursos al control y minimización de las secuelas de la enfermedad.

La rehabilitación neurológica engloba los aspectos físicos, cognitivos, sociales, vocacionales, adaptativos y reeducacionales de la enfermedad. Se recomienda un programa de rehabilitación llevado a cabo por un equipo profesional multidisciplinar que cuente con la participación de pacientes y familiares e incluya al especialista en Rehabilitación y Medicina Física como coordinador del proceso rehabilitador en la fase hospitalaria, posterior al alta hospitalaria y durante el año siguiente al episodio ictal.

Con el objetivo de proporcionar a los pacientes con ictus los mejores estándares de calidad acorde a los avances en
patología cerebrovascular y neurorrehabilitación se propone el siguiente protocolo de rehabilitación.

 

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

http://madrid.org/bvirtual/BVCM020311_1.pdf