Las células del cáncer tienen alterado su ciclo celular, lo que las hace impredecibles. Se sabe que dos moléculas, CDK4 y CDK6, están implicadas en el crecimiento celular descontrolado que acaba generando una masa tumoral. Precisamente estas dos móleculas son el objetivo de nuevos fármacos que han demostrado ser muy eficaces a la hora de detener el crecimiento del cáncer de mama avanzado. La mayor parte de las quimioterapias actuales actúan solo sobre las células tumorales que se están dividiendo. Por tanto, si inhibimos CDK4/6 y evitamos así que estas células se dividan, impedimos que las quimioterapias funcionen correctamente. Por este motivo, hasta ahora se ha creído que no podíamos combinar los inhibidores de CDK4/6 con quimioterapia clásica. La nueva aproximación de este equipo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas ha sido diferente: la investigadora Beatriz Salvador decidió usar los inhibidores de CDK4/6, no al mismo tiempo que la quimioterapia, sino después de para impedir la recuperación de las células tumorales. Los resultados del trabajo muestran que aplicar los inhibidores de CDK4/6 a continuación de los fármacos comúnmente usados en diversos tumores metastásicos impide que las células tumorales resistan estos tratamientos y vuelvan a crecer tras suministrar quimioterapia. El trabajo se ha desarrollado tanto en modelos de ratón modificados genéticamente como en ratones con injertos de pacientes con adenocarcinoma de páncreas, uno de los tumores más agresivos y de peor pronóstico. Este hallazgo podría impactar positivamente en miles de pacientes que se tratan en la actualidad con estas terapias.

Palabras clave: cáncer, CDK4, CDK6, quimioterapia, inhibidores de CDK4/6

Fuente: https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-disenan-estrategia-impide-canceres-agresivos-sean-resistentes-quimioterapia-202002271700_noticia.html