Hace unos años, los científicos descubrieron que dirigir la luz intermitente a 40 Hertz hacia los ojos y los ruidos en los oídos de los ratones con enfermedad de Alzheimer provocó un marcado descenso en las placas amiloides en sus cerebros. Los investigadores de las universidades de Georgia Tech y Emory se propusieron comprender por qué la terapia parece funcionar en ratones y qué significa eso para la forma en que luchamos contra el Alzheimer. En este estudio expusieron ratones sanos a una hora de parpadeo de luz de 40 Hz. Se usó un grupo de control de ratones expuestos a un modo de parpadeo diferente como control. Al estudiar la química de los cerebros de ratones tratados, los investigadores observaron una mayor concentración de citocinas que dan como resultado estados fagocíticos microgliales, que limpian el material de la placa. Esto se realiza en paralelo con un estudio actual en humanos que evalúa la efectividad de los parpadeos de luz en pacientes con Alzheimer y ayuda a explicar el mecanismo subyacente, que podría ser el mismo en humanos. Como señalaron los investigadores, los efectos de las citocinas variaron según la frecuencia de la estimulación de la luz, lo que podría ampliar la capacidad de este tipo de terapia para otras afecciones.

Fuente:https://www.medgadget.com/2020/02/flashing-light-into-eyes-lowers-buildup-of-alzheimers-amyloid-plaques.html

Palabras clave: Alzheimer, luz intermitente, las placas amiloides, citocinas