Investigadores de la Universidad McGill descubrieron que una proteína que se encuentra en la membrana de neuronas sensoriales está involucrada en nuestra capacidad de sentir dolor mecánico. El estudio, publicado en Cell, es el primero en mostrar que TACAN, una proteína altamente conservada entre los vertebrados cuya función permaneció poco clara, está involucrada en la detección del dolor mecánico al convertir las presiones mecánicas en señales eléctricas a través de un canal de iones. Los investigadores también crearon un modelo de ratón donde TACAN podría “apagarse”, haciendo que los animales sean significativamente menos sensibles a los estímulos mecánicos dolorosos. Con el problema desenfrenado del uso excesivo de opioides, el hallazgo tiene implicaciones prácticas para las personas que sufren de dolor crónico. Los pacientes con afecciones como la osteoartritis, la artritis reumatoide o el dolor neuropático a menudo desarrollan alodinia mecánica, una condición en la que los receptores de dolor mecánico se vuelven demasiado sensibles. Las cosas triviales como caminar o un toque ligero se vuelven extremadamente dolorosas, lo que lleva a una reducción significativa en la calidad de sus vidas. “Ahora que hemos identificado el sensor asociado con el dolor mecánico, podemos comenzar a diseñar nuevos analgésicos potentes que puedan bloquear su acción. Este descubrimiento es realmente emocionante y trae nuevas esperanzas para un nuevo tratamiento del dolor”, agregó Sharif-Naeini.

Palabras clave: TACAN, dolor mecánico, dolor neuropático, alodinia mecánica, neuronas sensoriales

Fuente: https://medicalxpress.com/news/2020-02-decade-long-mechanical-pain-sensor.html