La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en todo el mundo, y cobra casi 18 millones de vidas cada año. Por primera vez, los expertos dirigidos por el profesor Konstantinos Stellos, del Instituto de Biociencias de la Universidad de Newcastle, Reino Unido, informan que los niveles más altos de beta amiloide en la sangre pueden ser un indicador clave de enfermedad cardiovascular. Se sabe que el beta amiloide está involucrado en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, pero los científicos han concluido que puede tener un papel clave en el endurecimiento vascular, el engrosamiento de las arterias, la insuficiencia cardíaca y la progresión de la enfermedad cardíaca. El trabajo, publicado en el Journal of the American College of Cardiology, sugiere que cuanto mayor es el nivel de beta amiloide en la sangre, mayor es el riesgo de desarrollar complicaciones cardíacas graves. El Grupo del Profesor Stellos, en colaboración con varios científicos internacionales, analizó muestras de sangre de más de 6.600 pacientes de múltiples estudios de cohortes en nueve países, y descubrió que los pacientes podían dividirse en categorías de enfermedad cardíaca de alto y bajo riesgo en función de su nivel de beta amiloide. Esta medición reclasificó a una gran proporción de pacientes que tuvieron un ataque cardíaco en las categorías de riesgo correctas. El profesor Stellos afirmó que si la beta amiloide a base de sangre predice la muerte en pacientes con enfermedades cardíacas, su siguiente paso sería investigar si representa un objetivo terapéutico.

Palabras clave: enfermedad cardiovascular, beta amiloide, riesgo

Fuente: https://medicalxpress.com/news/2020-02-simple-blood-heart-disease-deaths.html